Santa Clara aseguró que no habrá más despidos en la planta local

Fernando Páez, a la derecha de la imagen, se mostró contento por lo sucedido en la reunión con la ministra de Industria de la Nación, Débora Giorgi

Fernando Páez, del sindicado alimenticio, relató que la firma también informó que la fábrica no será vendida. Dichos anuncios fueron realizados en una reunión encabezada por la ministra de Industria de la Nación, Débora Giorgi

Fernando Páez, a la derecha de la imagen, se mostró contento por lo sucedido en la reunión con la ministra de Industria de la Nación, Débora Giorgi
Fernando Páez, a la derecha de la imagen, se mostró contento por lo sucedido en la reunión con la ministra de Industria de la Nación, Débora Giorgi

El secretario del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA), Fernando Páez, informó que los dirigentes de la fábrica Santa Clara, que dos semanas atrás había despedido a 27 trabajadores, retrocedieron en su decisión de cesantear a dichos empleados.

Al respecto, el dirigente gremial relató que “luego de una audiencia que tuvimos el jueves en el Ministerio de Trabajo, en Córdoba capital, recibimos una llamada de Buenos Aires en la que se nos informó que la ministra de Industria de la Nación, Débora Giorgi, nos convocaba a una reunión urgente para el viernes por la mañana en el Ministerio de Economía”.

“Allí concurrimos con Diego Sobrino, abogado de STIA, y cuando llegamos al lugar nos encontramos con la sorpresa de que también estaban citados a participar del encuentro el intendente electo de Villa María, Martín Gill; el jefe comunal de Villa Nueva, Guillermo Cavagnero; el subsecretario de Lechería de la Nación, Arturo Videla; dos funcionarios del Ministerio de Trabajo de la Nación, el dueño de las 18 empresas del grupo La Sibila, Federico Buglione, y su mano derecha, un hombre de apellido Estévez”, amplió.

Seguidamente, contó que “la ministra hizo pasar primeramente a Gill, Cavagnero y Videla, luego hizo lo propio con el personal de la cartera laboral, después ingresamos nosotros. Allí Giorgi nos recibió muy bien y nos pidió que le hiciéramos una breve reseña sobre la situación de la fábrica”.

“Le contamos que los 27 despidos recientes se dieron después de 21 retiros voluntarios, sumando entre ambas cuestiones 48 compañeros que quedan en la calle, o sea, casi un 70% del plantel de planta permanente de la fábrica”, indicó.

Continuamente Páez manifestó que “después de reunirse con nosotros, Giorgi hizo ingresar a Buglione y Estévez. Estuvieron adentro mucho tiempo y posteriormente nos hicieron ingresar a todos juntos”.

“En ese momento nos informaron que la empresa resolvió que los despidos de los 27 compañeros no se iban a hacer efectivos, aunque comenzarán a ofrecerse nuevamente los retiros voluntarios”, señaló.

Sobre ese último punto, Páez dijo que “fue un tema de discusión de mi parte con los dueños de la empresa. Me enojé porque Estévez dijo que el sindicato había sido quien pidió los retiros voluntarios”.

“Le informé a Giorgi que habíamos presentado un recurso de amparo, cuando ya se habían dado 15 retiros voluntarios, porque la empresa instigaba a los trabajadores para que dejaran la planta, los sometían a que se fueran diciéndoles que nunca tendrán tanta plata junta”, criticó y lamentó además que “a raíz de ese trabajo psicológico que se realizaba con ellos, los trabajadores comenzaron a irse. Por eso fue que pedimos un recurso de amparo, porque era totalmente discriminatoria la forma empleada por la empresa para que se dieran los retiros”.

Volviendo al relato sobre lo conversado en la reunión convocada por Giorgi, Páez comentó que “les pedí a los representantes de la empresa que blanquearan en ese encuentro cuál era la verdadera situación de la fábrica, porque algunas veces nos decían que la venderían y otras que la harían funcionar”.

“Ante mi pedido, informaron que se quedarán con la planta, que no van a venderla y que los despidos quedarán sin efecto, aunque si van a volver a retomarse los retiros voluntarios y también se les ofrecerá a todos los trabajadores el traslado a una planta en la ciudad de Nogoyá que trabaja un millón de litros de leche por día”, informó.

Finalmente, a modo de conclusión, el sindicalista concluyó diciendo que “así se dio una reunión de la que nos volvimos contentos, porque volvimos a ganar una nueva batalla en la guerra para que la planta esté operando con total normalidad y con sus empleados trabajando tranquilos”.

 

Print Friendly, PDF & Email