“Sobre 23 chicos de una escuela, 19 volvieron”, aseguró el intendente

Gill dijo que se sumarán 13 nuevas salas a los jardines maternales. También reveló que la Unesco se reunirá en abril en la ciudad. Su discurso fue seguido por un numeroso público

El mandatario dedicó más de un tercio de su alocución a hablar de educación. Dijo que habrá dos nuevos equipos móviles para que los chicos permanezcan en las aulas y ratificó que la escuela PROA tendrá su propio edificio

Gill dijo que se sumarán 13 nuevas salas a los jardines maternales. También reveló que la Unesco se reunirá en abril en la ciudad. Su discurso fue seguido por un numeroso público

Hacer que chicos retornen a las aulas, combatir el ausentismo o la deserción y brindar oportunidades con nuevas salas fueron las claves de la política educativa que dejó ver el intendente Martín Gill en su discurso de ayer en el Concejo Deliberante.

El mandatario habló poco más de dos horas en la apertura de sesiones ordinarias legislativas y casi una hora de su alocución la centró en la educación, tal como anticipó ayer EL DIARIO.

Sostuvo que “educación es el nuevo nombre de la justicia social”, y luego anunció que se sumarán 13 nuevas salas a los jardines maternales del municipio: cuatro en el Amadeo Sabattini, dos en el María Elena Walsh, dos en el Javier Suppo, tres en el Ana María Solís, una en el Rosana Guizzo y otra en la Ida Alvarez.

Después remarcó el papel de los dos equipos móviles de Educación destinados a dar batalla al ausentismo o al abandono escolar y adelantó que habrá otros dos equipos más. Indicó que en 2016 se habían instalado en escuelas que lo requirieron, como la Juana Manso y el Arturo M. Bas, y que ahora se irá a la Urquiza y a la 1 de Mayo.

“Sobre 23 chicos de una escuela, 19 volvieron”, resaltó y dijo que esa es la prioridad y el desafío.

Asimismo, puso hincapié en el programa de terminalidad, con doce centros abiertos el año pasado, 75 docentes o tutores y 382 participantes. “Estamos yendo casa por casa para que se sepa que existe esta oportunidad”, expresó.

También habló del programa Natación en la escuela, dijo que habrá doce cursos de capacitación para docentes, anticipó que implementará el “Villa María aprende matemáticas” y precisó que se desarrollarán cuatro congresos de educación en este 2017.

Gill también dio la fecha del inicio de clases de la primera escuela PROA de la ciudad: el 20 de marzo. Será en el predio de la UTN, pero en otro tramo de su discurso reveló que más adelante tendrá su propio edificio.

En el primer año, según especificó, asistirán 57 estudiantes.

Como se suponía, el reconocimiento de Unesco a Villa María como “Ciudad del aprendizaje” (una de las 16 del mundo) estuvo presente. En ese contexto, contó que el 26, 27 y 28 de abril la Unesco Internacional se reunirá en esta localidad por primera vez.

Gill afirmó que ese galardón es “un punto de partida” y no de llegada, reiteró que es de toda la ciudad y no del municipio y aclaró que va mucho más allá del presente, mirando hacia atrás. Y apuntó que no se circunscribe solamente a las aulas sino a los barrios, clubes, a la “cultura entendida como derecho, no como servicio”.

Minutos después señaló que habrá un nuevo vagón cultural, así como el que se creó en barrio Las Playas. Y que se impulsará mediante convenio con la Universidad Nacional una usina cultural en la vieja casona Sobral, que la tiene en comodato la casa de altos estudios. Esto ya había anticipado el rector Luis Negretti a EL DIARIO meses atrás.

En lo que hace a infraestructura, recordó la remodelación de la escuela Sarmiento en La Calera, que demandó 710 mil pesos de las arcas municipales. Habló del programa provincial Aurora, que permitirá 20 aulas nuevas en colegios, lo que “equivale a construir dos nuevas escuelas”.

Manifestó que se licitará este año dos nuevos jardines: uno en el Felipe Botta, al lado del jardín maternal, de la mano de la Provincia y para niños y niñas de 45 días a 5 años, y otro   en el barrio Lamadrid, que será el Gabriela Mistral de la escuela Alberdi, puntualmente en los terrenos en donde estuvo la cancha de Alumni.

Al pasar, Gill advirtió que no es competencia municipal la educación formal, pero sostuvo que sí es un compromiso.

 

“Demanda social creciente”: Dijo que mil familias por mes reciben ayuda alimentaria del Estado municipal

Tras centrar la primera parte de su discurso en educación, el intendente puso su mirada en lo social. Dio datos que le permitieron asegurar que hay una “demanda social creciente”. Dijo que existe “una muestra clara” de eso en base a estos apuntes:

– Mil familias reciben ayuda alimentaria por parte del Estado local cada mes.

– Hubo 470 intervenciones por desalojo, por lo que el municipio debió “alquilar un lugar” o ayudar con el pago en el primer tiempo.

– Se trabajó en 236 casos de niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad.

También precisó que se puso en marcha una guardia de trabajadores sociales que intervino en 145 hechos por situaciones de violencia, de calle, abandono o incendio, durante las noches o fines de semana.

Por otra parte, Gill también hizo mención a la economía social (indicando que se impulsó a 21 cooperativas de las que viven más de 200 familias), a la discapacidad (elevando el número de oportunidades laborales o el primer banco municipal de elementos ortopédicos) y a la inclusión de quienes se encuentran purgando una condena.

Por supuesto, también subrayó la apertura reciente de la Casa de la Mujer, un refugio para víctimas de violencia machista.

Print Friendly, PDF & Email