“Tenemos la obligación de velar por la transparencia”

Nora Landart destacó que se busca dilucidar si la extesorera del municipio -hoy tribuna- mandó a archivar un dictamen en el que se aconsejaba seguir investigando las posibles irregularidades del área de Economía

Así lo consideró Nora Landart al explicar por qué solicitaron que se les remita toda la documentación relacionada a la primera resolución del nuevo cuerpo, en la que decidió archivar las recomendaciones de Naselli

Nora Landart destacó que se busca dilucidar si la extesorera del municipio -hoy tribuna- mandó a archivar un dictamen en el que se aconsejaba seguir investigando las posibles irregularidades del área de Economía
Nora Landart destacó que se busca dilucidar si la extesorera del municipio -hoy tribuna- mandó a archivar un dictamen en el que se aconsejaba seguir investigando las posibles irregularidades del área de Economía

Los concejales del bloque Juntos por Villa María, Nora Landart, Omar Coutsiers, Karina Bruno, Gustavo Bustamante y Gisele Machicado, elevaron al Tribunal de Cuentas una nota solicitándole que remita “copia de todos los antecedentes que aludan a la Resolución Nº 357 de fecha 17 de diciembre de 2015, en particular, la nota ingresada el 10 de diciembre firmada por Eduardo Accastello, Verónica Navarro Alegre y Mariela Boaglio”.

Los ediles también solicitaron “toda documentación ampliatoria relacionada a la constatación de asientos contables de fondos externos y posibles transgresiones a las normas contables establecidas por la Carta Orgánica Municipal (COM), vinculada al dictamen de los tribunos con mandato cumplido José Naselli y Andrea Mussa, con fecha 9 de diciembre de 2015”.

 

Qué es la Resolución 357

Según precisó Landart, la Resolución 357 es la primera emitida por los nuevos tribunos de Cuentas.

“Esta resolución lo que hace es declarar la nulidad del último dictamen de Naselli y Mussa, fechado el 9 de diciembre. Fue aprobado por mayoría y por supuesto que quienes dictan la nulidad son los dos tribunos del oficialismo, Boaglio y Julio Oyola, el voto en disidencia fue de la tribuna Patricia Gómez”, explicó.

“Recibimos esta resolución y al leerla nos encontramos con que hubo una nota ingresada el 10 de diciembre firmada por el exintendente, la entonces secretaria de Economía y Administración, ahora concejal Navarro, y quien era tesorera, Mariela Boaglio, hoy tribuna”, indicó Landart.

“Quiere decir que la tribuna actual pide la nulidad de una resolución y manda a archivar un dictamen en el que el exsecretario técnico contable en el Tribunal de Cuentas, Ricardo Faure, aconsejaba continuar profundizando la investigación de estas probables irregularidades o posibles transgresiones a las normas contables establecidas en la Carta Orgánica”, continuó la edil.

“En la Resolución 357 falta la nota del día 10, y queremos saber en carácter de qué firmó Boaglio esa nota. Ella asumió el 9 de diciembre como tribuna, pero la resolución dice que ‘como elemento nuevo apareció una nota con fecha 10 de diciembre, firmada por el intendente, la secretaria de Economía y la tesorera Mariela Boaglio’”, subrayó Landart.

“Me parece que las actoras involucradas deberían abstenerse de participar de este proceso y hacer lo que en el momento de ejercer la función en el área de Economía no hicieron, que fue no obstaculizar el acceso a la información por parte de los tribunos”, remarcó.

“Frente a un dictamen de Naselli y Mussa con las características que contiene, corresponde aclarar si no hay ninguna irregularidad en lo que está vinculado a los asientos contables de fondos externos y no se han transgredido las normas contables establecidas por la COM. Si se ha realizado todo dentro de los parámetros de la COM, corresponde que se demuestre y queda todo subsanado, recién ahí puede pasar a archivo”, añadió.

En su último día de gestión, Mussa y Naselli afirmaron haber encontrado irregularidades en los asientos contables del municipio de tres cuentas bancarias que se resumen en diferimientos por un valor de casi 35 millones de pesos, alteración de datos y acreditación de plazos fijos. En su dictamen sugirieron, además, que Oyola, Boaglio y Navarro deberían “apartarse de intervenir en toda investigación futura”.

 

No es oportunismo político

“En instancias de reunirnos con el intendente Martín Gill, en este proceso de diálogo y de Gobierno Abierto planteamos esta preocupación. Nuestro bloque acompañó una ordenanza aprobando una auditoría interna, pero esa ordenanza contempla un mínimo de 90 días para implementarse. Además, la persona que esté a cargo de la auditoría interna va a ser alguien propuesto por el intendente, nosotros pedimos una auditoría externa realizada por profesionales del Colegio de graduados en Ciencias Económicas y sobre el período 2011-2015, especialmente queremos que se auditen los asientos contables de los fondos externos”, puntualizó Landart.

“Por esta razón y como vimos que aparecen elementos nuevos, pedimos que se convoque a sesiones extraordinarias para tratar nuestro proyecto de auditoría externa al municipio. No tuvimos respuesta del presidente del Consejo Deliberante, José Carignano, a esta convocatoria, por eso continuamos trabajando en el tema, porque entendemos que tenemos la obligación de velar por la transparencia en el manejo de recursos públicos”, afirmó.

“También vale aclarar, por los argumentos erróneos vertidos por el presidente del bloque oficialista, Carlos De Falco, que pedimos la sesión extraordinaria tal como lo estipula el artículo 101 de la COM, que dice que puede solicitarla por escrito un tercio del cuerpo especificando el asunto que se va a tratar. El pedido fue hecho por cinco de 12 concejales con motivo de tratar el proyecto de auditoría externa. Se equivoca también De Falco al interpretar que la motivación de Juntos por Villa María es oportunismo político, no es eso, sino la obligación que nos compete como concejales, de velar por la transparencia en el manejo de los fondos públicos”, reiteró Landart.

Print Friendly, PDF & Email