Termos y otros envases de acero inoxidable en contacto con alimentos

El acero inoxidable, utilizado para la elaboración de termos y otros envases, no siempre es un material apto para el contacto con alimentos
El acero inoxidable, utilizado para la elaboración de termos y otros envases, no siempre es un material apto para el contacto con alimentos
El acero inoxidable, utilizado para la elaboración de termos y otros envases, no siempre es un material apto para el contacto con alimentos

Todos los envases en contacto directo con alimentos deben cumplir con lo establecido en el Código Alimentario Argentino, recordó la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

Allí se determina cuáles son los materiales permitidos para su fabricación, así como también la calidad de dichos materiales, para evitar que -bajo condiciones normales de uso- cedan sustancias tóxicas al alimento.

El acero inoxidable, utilizado para la elaboración de termos y otros envases, no siempre es un material apto para el contacto con alimentos, ya que puede oxidarse por la matriz compleja y el pH del alimento. Es por eso que el “Reglamento Técnico Mercosur sobre disposiciones para envases, revestimientos, utensilios, tapas y equipamientos metálicos en contacto con alimentos” posee un anexo con una lista positiva de aceros inoxidables que pueden emplearse para la fabricación de estos productos.

Para asegurar la inocuidad de los envases/utensilios metálicos, los mismos no deben contener más de 1% de impurezas constituidas por plomo, arsénico, cadmio, mercurio, antimonio y cobre considerados en conjunto. El límite individual de arsénico, mercurio y plomo no debe ser mayor de 0,01%.

El Instituto Nacional de Alimentos (INAL), dependiente de ANMAT, es el organismo encargado de autorizar todos los envases de origen importado para ser usados en el hogar, previo su ingreso al país. Esta autorización consiste en el estudio del material, sus contaminantes y el posible pasaje de sustancias no deseables al alimento.

 

Recomendaciones

-Al adquirir productos importados, es conveniente verificar la presencia de la estampilla fiscal correspondiente. Esto asegura que el producto ha ingresado legalmente al país y que, por lo tanto, ha sido debidamente autorizado por la ANMAT.

-Adquiera los productos en locales que le den seguridad.

-Deseche cualquier utensilio metálico que se utilice en contacto con alimentos cuando presente algún signo de oxidación, desprendimiento o desgaste del material, ya que su inocuidad está probada únicamente para el objeto en buen estado de conservación.

-Lea atentamente las recomendaciones de uso informadas por el fabricante. Siguiendo estas recomendaciones básicas hará un uso seguro y optimizará la vida útil de estos productos.

-Para los termos en particular, las condiciones de uso previstas corresponden a bebidas frías o calientes, preferentemente agua. No se recomienda su uso para bebidas gaseosas, pues la presión que ejerce el gas sobre las paredes puede provocar ruptura del termo o accidentes con la tapa al abrirlo.

-Tampoco es recomendable que se utilicen para transportar alimentos calientes para bebés o niños de corta edad. La leche u otros alimentos son sustrato para el crecimiento de bacterias (tanto saprófitas como patógenas). Mantener el alimento a temperaturas de alrededor de 40 grados centígrados permite un crecimiento bacteriano alto, que puede deteriorar la calidad higiénica del alimento. El riesgo sanitario aumenta, además, por tratarse de consumidores dentro de grupos etarios vulnerables.

-Cuando utilice el termo para transportar bebidas distintas al agua (tanto frías como calientes) lave cuidadosamente la tapa después de su uso. La tapa tiene un mecanismo interno complejo, por lo que puede suceder que se depositen en ella restos de bebida (jugos, azúcar del café, etcétera) que provoquen el crecimiento de microorganismos y contaminen el producto que se introduzca posteriormente.

 

La impresión 3D permitirá el diseño personalizado de alimentos

La tecnología de impresión 3D está más cerca de nuestra vida cotidiana de lo que pensamos. Es por esto que el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, a través del Programa Nacional de Vigilancia Tecnológica e Inteligencia Competitiva (Vintec), junto al Grupo Arcor SA, se propuso realizar un informe acerca del estado de situación de la tecnología de impresión 3D en la industria alimenticia, con el fin de identificar su matriz tecnológica y relevar información respecto a los aspectos científicos, tecnológicos y comerciales.

La impresión 3D abarca diferentes tecnologías de manufactura que permiten crear objetos a partir de un modelo digital. La mayoría de ellas funcionan añadiendo finas capas de material hasta completar el producto. Hoy en día es considerada como un nuevo paradigma tecnológico, ya que sus potencialidades de aplicación atraviesan una amplia gama de actividades productivas y sociales. Se cree que la impresión 3D podría modificar radicalmente la industria manufacturera, ya que su utilización para la fabricación de un producto final introducirá grandes cambios en los modos de producir, diseñar, distribuir y comercializar bienes. Además, dadas sus características, permitiría un grado de personalización de objetos antes impensado, propiciando la producción a demanda y de piezas únicas.

En este contexto, el estudio de la cartera de Ciencia concluyó que la impresión 3D de alimentos podría proporcionar en el futuro una solución de ingeniería para el diseño personalizado de alimentos y el control de la nutrición a medida. Así, se convertiría en una herramienta de creación de prototipos para facilitar el desarrollo de nuevos productos alimenticios, con el potencial para volver a configurar una cadena de suministro de alimentos a demanda. El impacto de esta tecnología en la industria alimenticia se estima será significativo, ya que le brindará al consumidor la posibilidad de decidir en aspectos de personalización, nutrición, desarrollo de nuevas texturas y formas, producción flexible y on-demand (a demanda), conveniencia y experiencia social.

El informe sostiene que la aplicación de la impresión 3D en los alimentos podría ser muy amplio, ya que se puede utilizar en el diseño, decoración, para la producción de bajo volumen, para la impresión de moldes, matrices, etcétera.

Print Friendly, PDF & Email