Tras meses de litigio, desalojaron a 16 familias

Fajas de seguridad y pertenencias en la calle. Así se presentó el escenario tras el desalojo

Muchas quedaron en la calle al no tener dónde ir. Fue el lamentable final de un extenso conflicto entre dueños e inquilinos, quienes aseguran haber sido víctimas de malos manejos y que no contaban con todos los servicios

Fajas de seguridad y pertenencias en la calle. Así se presentó el escenario tras el desalojo
Fajas de seguridad y pertenencias en la calle. Así se presentó el escenario tras el desalojo

Las 16 familias del complejo de departamentos ubicado en calle Formosa 2253 fueron desalojadas ayer, luego de meses de litigio entre los inquilinos y el dueño del lugar.

A las 7.30, unos 20 policías esgrimieron la orden de desalojo firmada por la fiscal Silvia Mandonado para sacar de sus hogares a los inquilinos, quienes permanecieron con sus pertenencias en la calle durante buena parte de la mañana. Según aseguraron dos jóvenes, el procedimiento se produjo sin incidentes y en total normalidad.

A fines del año pasado, EL DIARIO contó la situación por la que estaban atravesando las familias, quienes habían sido advertidas, vía intimación, que iban a ser desalojados el 30 de diciembre, lo que recién se concretó ayer.

Antes de llegar a este desalojo, algunas familias habían optado por irse por sus propios medios. Otras, en cambio, esperaron hasta ayer porque no tenían dónde ir.

“Son muchos los que quedaron en la calle, porque había gente de Córdoba, Rosario, Santa Fe, que no tienen familiares ni dónde ir”, contó un joven al cronista de este medio.

Las familias aseguraron ayer haber sido víctimas de “malos manejos de los dueños”. Según habían contado, los dueños nunca cumplieron los términos del contrato, no se brindaban servicios básicos de luz, agua y gas desde octubre de 2014. Tras no llegar a un acuerdo, decidieron dejar de pagar el alquiler.

Durante este tiempo, los inquilinos averiguaron que el edificio no estaba declarado para el fin que realmente se utilizaba, sino que figuraba con un sitio baldío, oficina u obra en construcción. A esto arribaron luego de consultar en Ecogas, EPEC y la Cooperativa 15 de Mayo el motivo de la falta de servicios.

Desde la Municipalidad de Villa María estaban al tanto del conflicto, porque fue gracias a la intervención del municipio que habían logrado recuperar el suministro de agua.

En cambio, los dueños y administradores del inmueble, indicaron ayer a otros periodista de este medio que “nunca fueron inquilinos, nunca hubo contrato… No se trata de mala gente, sino de personas que fueron embaucadas por un abogado que les llenó la cabeza, como a otros en otros puntos de la ciudad, para que tomen las edificaciones… Les sacó plata con la promesa de que se quedarían con la vivienda y luego los abandonó”.

Lo cierto es que muchas familias quedaron ayer a la deriva por un conflicto que arrastraban desde tiempo atrás. No hubo una solución, sí un final lamentable.

Print Friendly, PDF & Email