Tratar efluentes: el dilema de las industrias lácteas

Un auditorio colmado de industriales lácteos que buscaron darle solución al problema

Apymel reunió a técnicos de los gobiernos municipal, provincial y nacional para dar a conocer las obligaciones ambientales de las industrias lácteas y las alternativas de financiamiento para afrontar obras. Los industriales plantearon sus problemas para “ponerse en caja” ante las nuevas exigencias

Un auditorio colmado de industriales lácteos que buscaron darle solución al problema

El reciente decreto que reglamenta la Ley Ambiental de la Provincia (847), pone en jaque a muchas industrias lácteas que se enfrentan al dilema del tratamiento de efluentes, dado que, para cumplir la nueva normativa, se exigen inversiones importantes. Frente a ese escenario, la Asociación de Pequeños y Medianos Industriales Lácteos (Apymel), organizó una charla informativa con autoridades provinciales y nacionales, además de la participación directa de los técnicos de la Municipalidad en el área ambiental.

Una de las consignas que quedó clara tras la charla, es que los estados que deben velar por el cumplimiento de las normas, van a implementar una política de “gradualismo”, es decir, no exigir de “un día para otro” la totalidad de las inversiones necesarias para un óptimo tratamiento.

Por otra parte, se hicieron recomendaciones para trabajar en Buenas Prácticas con el fin de reducir los efluentes. “Están usando en algunos casos entre 4 y 5 litros de agua por cada litro de leche procesado, lo ideal es 700 cc”, dijo Ana Cosabella, jefa de Preservación y Control de Recursos del gobierno de Córdoba.

El concepto es generar menos efluentes y reutilizarlos.

El encuentro se desarrolló el último jueves en Villa María, donde las autoridades hablaron de “gradualismo” en la exigencia de las normas

En ese sentido, el asesor del Ministerio de Ambiente de la Provincia, Sergio Nirich, señaló que “la idea es generar un espacio de participación entre empresarios, consultores o ingenieros, junto a la Nación, la Provincia y la Municipalidad, para lograr que el cumplimiento de la norma sea en el marco de la sustentabilidad. Y aclaro que entendemos sustentabilidad al cuidado del ambiente de parte de empresas que puedan perdurar en el tiempo. Es decir, queremos que cumplan, pero no queremos que pierdan la vida en el intento”, planteó.

Destacó que el decreto “establece las reglas de juego respecto a cómo tenemos que tratar los efluentes y cómo debemos volcarlos al cauce receptor”.

En la misma línea, Germán Tissera, director de Ambiente y Planeamiento de la Municipalidad de Villa María, dijo que “es claro que no vamos a ir directamente a cerrar una fábrica y dejar en la calle a 100 empleados; pero lo que sí hacemos es proponer un plan para avanzar hacia el óptimo tratamiento de los efluentes”.

Finalmente, Cecilia Hiriart, director de Producción y Consumo Sustentable del Ministerio de Ambiente de la Nación, desarrolló su charla sobre el Programa de Reconversión Industrial (PRI) “que es un programa voluntario destinado a promover la gestión ambiental en el sector productivo y a acompañar al industrial con asesoramiento en todo el proceso”.

Dijo además que existen líneas de financiamiento de varios Ministerios y que están trabajando para tener fondos propios.

 

Miguel Cerutti

Miguel Cerutti, de Lácteos Cerutti
«Ya tenemos el 60%»

Desde La Playosa, Miguel Cerutti señaló que lo que le quedó claro de la reunión “es que hay que tratar bien los efluentes. No es de un día para otro, pero hay que hacerlo y para eso, pediremos crédito”, planteó.

Ellos ya tienen avanzadas las obras en un 60% y esperan poder continuarlas. “Nuestro problema es que estamos en una zona de napas altas y hay que hacer sobre el suelo los piletones”, dijo.

“También estamos trabajando en el trabajo de reutilización. En nuestro caso, con la planta terminada, los líquidos servirán para riego”, concluyó.

 

Adrián Cordero

Adrián Cordero, de Los Pinos
Lo que la inundación se llevó

Adrián Cordero, quien tiene una planta láctea en la zona rural de La Playosa, dio a conocer que el año pasado hicieron todas las obras “pero la inundación rompió todo, hizo colapsar las instalaciones que hicimos”. “Tendremos que empezar de nuevo”, dijo.

“Habrá que buscarle la vuelta, porque son cosas que hay que hacer”, agregó.

Coincidió que el problema de las napas es grave y que genera mayores costos.

 


Escuela para operarios lecheros

Comenzaron ayer las clases del primer ciclo lectivo de la “Escuela para operarios de producción lechera”.

En el acto inaugural disertó Martín Giletta, economista del INTA Manfredi, quien trazó un panorama de la situación lechera.

Hay 22 estudiantes inscriptos que provienen de diferentes localidades de la región.

 

Print Friendly, PDF & Email