Tres años de cárcel por “facilitar” su bar para el consumo de drogas

Ramón Angel Nicora, el comerciante que fue condenado por un delito pocas veces aplicado en la provincia

La pena recayó en Ramón Nicora, el dueño de un pub de James Craik en el que la Policía encontró a cuatro clientes con marihuana y cocaína. Como lleva ocho meses entre rejas y no tiene antecedentes penales, podría recuperar la libertad en breve

A requerimiento de la Fiscalía y la Defensa, en el marco de un acuerdo previo entre las partes, el camarista René Gandarillas le impuso ayer una condena de tres años de prisión de cumplimiento efectivo al propietario de un local nocturno de James Craik donde los clientes consumían drogas.

Se trata de Ramón Angel Nicora (58), dueño del pub “Angel”, en el que efectivos de la Fuerza Policial Antinarcotráfico (FPA), en horas de la madrugada del sábado 30 de julio del año pasado, encontraron a un grupo de jóvenes que tenían en su poder cigarrillos de marihuana (“porros”) y envoltorios que contenían cocaína (“ravioles”).

Como Nicora admitió su responsabilidad penal en el hecho que se le atribuía, el juicio sustanciado en la sala de audiencias de la Cámara del Crimen de Villa María se realizó bajo la modalidad de trámite abreviado, es decir, sin la recepción de pruebas testimoniales.

Al cabo de las deliberaciones, el comerciante craikense fue declarado culpable de “facilitar un lugar para el consumo de estupefacientes”, un delito que se ha aplicado muy pocas veces en la provincia, pese a ser reprimido con hasta 12 años de prisión.

 

Qué dice la ley

En efecto, el artículo 10 de la Ley Federal de Estupefacientes Nº 23.737 establece que “será reprimido con prisión de tres a 12 años y multa (…) el que facilitare un lugar para que concurran personas con el objeto de usar estupefacientes”.

El segundo párrafo de la citada norma precisa que “en caso de que el lugar fuera un local de comercio, se aplicará la accesoria de inhabilitación para ejercer el comercio por el tiempo de la condena, la que se elevará al doble del tiempo de la misma si se tratare de un negocio de diversión”.

 

El operativo policial

El pub “Angel” está ubicado en la esquina de Santa Fe y López y Planes, en el sector sur de James Craik. El 30 de julio de año pasado la FPA realizó un allanamiento y detuvo a Nicora por “facilitar” su local para el consumo de estupefacientes

Al irrumpir sorpresivamente en el pub ubicado en la esquina de Santa Fe y López y Planes, en la localidad del Departamento Tercero Arriba (a sólo una cuadra de la ruta nacional 9, en el acceso sur), el personal de la FPA detuvo preventivamente a cuatro jóvenes y secuestró varios “porros” y unos cuantos envoltorios que contenían clorhidrato de cocaína listo para ser consumido.

El allanamiento comenzó alrededor de las 2 y concluyó cerca de las 8, por lo que la fría y tranquila madrugada pueblerina se vio alterada por la inusual presencia de cinco móviles de la FPA y numerosos efectivos, además de un funcionario judicial y un escribano que labró el acta de secuestro.

El dueño del bar fue detenido y poco después se lo imputó por el delito antes descripto.

 

En su defensa dijo…

Al declarar ayer en la sala del quinto piso de Tribunales, el comerciante craikense se defendió diciendo que cuando veía que algún parroquiano consumía drogas, lo sacaba del local, aunque finalmente terminó admitiendo su culpabilidad en los hechos.

Además, Nicora estaba acusado por un hecho de similares características registrado durante el transcurso de 2014, cuando personal de la Policía de la Provincia allanó el bar y secuestró 19 “porros” y algunos envoltorios de cocaína en el salón de atención al público.

Por el tiempo que lleva entre rejas y tratándose de un convicto primario, el comerciante condenado podrá obtener la “libertad condicional” si tuvo buena conducta en el penal de barrio Belgrano y si sortea exitosamente una pericia psicológica que determine que está apto para reinsertarse socialmente.

 

Problemas de salud

Ramón Nicora padece algunos problemas de salud, a tal punto que el 5 de octubre pasado, encontrándose en el Establecimiento Penitenciario Nº 5, sufrió un accidente cerebro vascular (ACV) que le provocó una hemiplejia del lado derecho. Fue trasladado al Hospital Pasteur, donde permaneció internado en la Unidad de Terapia Intensiva, y cuatro días después fue llevado nuevamente a la cárcel de barrio Belgrano, pero quedó alojado en la Enfermería.

Nicora nació en Villa María el 13 de enero de 1959, pero desde hace mucho tiempo está domiciliado en James Craik, donde tiene toda su familia.

Además del juez Gandarillas, del debate participaron el fiscal Francisco Márquez, la abogada defensora María Cristina Valles y el secretario Guillermo Picco.

Finalmente, cabe señalar que, además de la pena de prisión, Nicora fue condenado a pagar una multa de 2.000 pesos.

Print Friendly, PDF & Email