Un empate de los “nueve”

Daniel Vaglio, autor del empate para el “Albo”, busca salir de la marca del volante rival, Nicolás Morellato

Con sendos goles de sus centrodelanteros, Playosa y Juventud igualaron 1 a 1 en “Casa Blanca”. Ramiro Giraudo adelantó a la visita y luego empató Daniel Vaglio para el local

 

Daniel Vaglio, autor del empate para el “Albo”, busca salir de la marca del volante rival, Nicolás Morellato
Daniel Vaglio, autor del empate para el “Albo”, busca salir de la marca del volante rival, Nicolás Morellato

Escribe Daniel Cerutti

Sportivo Playosa y Juventud River de Ausonia igualaron en un tanto por bando, en partido de escaso contenido futbolístico, jugado a todo ritmo y sin concesiones por parte de ambos conjuntos, quienes parecieron conformarse con el resultado final.

Con predisposición y búsqueda permanente para la generación de peligro se desarrollaron las primeras instancias del juego, sosteniendo los atacantes presión constante sobre las estructuras defensivas. Algo más exigente Playosa, que dispuso antes de los 10 minutos dos intentos de riesgo, con remates desviados de Campos y Genre. El huésped se mantuvo en condición expectante, con correcta disposición en el medio campo y previendo siempre la potencial posibilidad de elaborar réplicas a través del contragolpe. En el trámite ninguno regaló nada y la férrea marca sobre los organizadores en ambos conjuntos marcó las pautas de acción, que impidieron mejores oportunidades frente a los arcos.

En acción aislada un remate de Molina dio en el travesaño de Pérez, en la jugada de mayor peso ofensivo antes de la media hora, conceptuando la actitud más precisa del “Albo” en profundidad ofensiva. Juventud alcanzó pasajes de equilibrio cuando Juan Carbajal y Depetris receptaron el balón; tratando de aquietar la salida del local que siempre partía de los pies de Acosta y Servetti. A los 36 minutos, Playosa tuvo otra posibilidad similar a la anterior, con disparo desde fuera del área de Joel Campos, que dio en un palo, cuando Pérez había quedado indefenso ante lo sorpresivo del disparo.

Las fricciones y cierto desborde temperamental en algunos jugadores obligaron al árbitro Acosta a utilizar continuamente las tarjetas como elemental recurso para impedir situaciones más extremas.

Cuando transcurrían los 40 minutos, en rápida incursión por el sector central, Juan Carbajal habilitó precisamente a Ramiro Giraudo, que superó a su marcador y frente a Garetto lo derrotó con bien ubicado remate contra un palo, marcando diferencia para el visitante, que hasta allí no reflejaba la realidad de las acciones, puesto que Playosa había elaborado más en materia ofensiva. También significó para el “Albo” la certificación de que cuando no se define frente al marco adversario ello termina reflejándose luego en perjuicio propio. Así, el primer tiempo, de regular concepción técnica y altibajos en la labor individual y colectiva, concluyó con un generoso 1 a 0 favorable a Juventud, que aprovechó a pleno la única posibilidad neta de peligro frente a Garetto.

En el segundo tiempo, a diferencia de lo que se preveía, Juventud salió con todo acicateado por la conquista anterior; intentó darle otra dimensión a su juego y por momentos mantuvo a Playosa replegado sobre su arco. Dos disparos exigieron contenciones difíciles para Garetto, otro de Giraudo pasó cerca del horizontal.

Llamativamente, tal como aconteció en el período anterior y en el mejor momento del visitante, Playosa logró a los 10 minutos la igualdad, cuando Vaglio conectó con preciso cabezazo un centro lanzado desde el sector derecho, haciendo nula la oposición del guardavalla Pérez.

El empate, merecido por lo que el equipo anfitrión produjo en el tiempo anterior, no fue motivo para otorgar concepto positivo al posterior devenir de las acciones. Juventud predominó hasta la media hora, mientras que Playosa intentó desnivelar con dos o tres intentos sobre el final, pero sus atacantes carecieron de precisión. En el concepto sintético fue un encuentro de nivel regular, con vaivenes entre operatividad y reflexión que le dieron cierta atracción, pero en el análisis técnico general dejó mucho que desear. Quizás Playosa, por las oportunidades favorables (dos disparos en los maderos) en el primer tiempo, mereció mejor suerte a la hora de poner en balanza los merecimientos de cada uno.

 

La figura

Juan Carbajal

Manejó con displicencia y panorama el esquema de Juventud en el primer período y en fracción del segundo tiempo. Mostró claridad y distinción para guiar los mejores momentos de su equipo. Fue remplazado sobre el final, por el cansancio acumulado en su despliegue.

 

El árbitro

Edgar Acosta

Regular cometido del conductor de la brega. A pesar de su positiva actitud de seguir el juego de cerca, cometió algunos errores en infracciones con pelota dividida. Debió apelar a numerosas amonestaciones en los momentos de mayor vibración; y a nuestro entender obvió dos manos en cada una de las áreas, en situaciones realmente confusas.

 

Homenaje

Los jugadores ingresaron al campo de juego con un cartel que constituyó sincero homenaje al recientemente fallecido Gustavo “Chochito” Formía, con la inscripción: “Siempre te recordaremos, ‘Chochito’”, gesto aplaudido por todos los espectadores. Antes de comenzar el encuentro, se rindió un minuto de silencio en su memoria, lo que se repitió en todas las canchas del fútbol local.

Print Friendly, PDF & Email