Un grupo de adultos mayores organizó un ropero solidario

Rita contó que, como ella, son muchos los que colaboran en el lugar y están presentes para recibir donaciones y entregar la ropa

Se encuentra en pleno centro y aseguran que la demanda es cada vez mayor. Apuntan a que se consiguieron muchas donaciones y que lo prioritario es calzados, ropa para niños y de cama

Un grupo de adultos mayores organizó un ropero solidario para aquellas personas o familias que requieran ropa de abrigo de cara a las bajas temperaturas, que aún se hacen esperar en nuestra ciudad.

El mismo ya está disponible en la Casa del Adulto Mayor, en Santa Fe 1265, en una habitación donde cuidadosamente han sido ordenadas las prendas que de a poco encuentran destinatarios.

Rita Barrera, quien participa de voluntariado y es miembro del Concejo Asesor de Adultos Mayores contó que la iniciativa comenzó a partir de que “como trabajamos muchos en los barrios con los distintos talleres, recibimos consultas permanentemente sobre si hay ropa para donar que por diferentes motivos hay familias que lo necesitan”.

Son unos 25 adultos mayores que están detrás de la iniciativa. “Empezamos a juntar y a traer, y nos vamos turnando para estar acá. Somos muchos los que colaboramos en acomodar la ropa, en estar por si viene alguien a buscar”, señaló Rita.

De a poco los vecinos se van enterando de la propuesta. Algunos “nos llevan las bolsas con ropa a nuestras casas, en diferentes barrios, y lo traemos y acomodamos acá”.

Según indicó, la demanda de abrigos y frazadas es cada vez más grande

En cuanto a la demanda, Rita comentó que “la gente viene desde los barrios” y reconoció que “la demanda crece cada vez más”. “Lamentablemente estamos en una crisis”, planteó la señora, quien además manifestó que “a medida que la gente se va enterando, sobre todo por el voluntariado, van viniendo a buscar”.

Para los que estén interesados en donar, Rita detalló que “lo prioritario es ropa para niños, calzado y ropa  de cama”.

“Hay mucha gente buscando acolchados, frazadas, sábanas. Por ahí ya no acostumbramos a remendar como  se hacía antes, pero si uno tiene unas sábanas rotas y se le pone un parche, a la gente le sirve”, ilustró.

A su vez, confió que hay “mucha gente que trae y lleva también” ropa: “Por ejemplo, que deja un par de zapatillas de un hijo porque le quedaron chicas y encuentra acá unas del número que le queden”.

Las donaciones pueden realizarse durante la mañana en la Casa del Adulto Mayor “pero también por la tarde porque funciona la guardería y se pueden dejar ahí porque hacen horario extendido”, dijo en referencia a la Sala Cuna “Amadeo Sabattini”.

“Es bueno destacar que hemos recibido ropa en muy buenas condiciones.

Empezamos entre los adultos mayores porque había algunos abuelos que necesitaban y ha ido creciendo gracias a la respuesta y solidaridad de la gente”, cerró.

 

Otros roperos solidarios

Es importante resaltar que existen otras iniciativas de roperos solidarios en la ciudad, siempre buscando que la ayuda llegue a los que más lo necesitan.

Por ejemplo, en el Centro de Transferencia, se encuentra ubicado el perchero que colocaron Las Iguanas Solidarias.

Además, en el Hospital Pasteur también hay un espacio destinado a tal fin.

En ambos casos, la experiencia fue exitosa desde el punto de vista de la solidaridad, y se sostienen desde hace algunos años.

 

Print Friendly, PDF & Email