Un Prado Santo

Coria, de buen partido, le tira el sombrerito a Molar, en una réplica del Santo. El elenco perdiceño logró un valioso triunfo de visitante

Con goles de Branco Rojas y Luis Carrizo, San Lorenzo venció 2 a 1 de visitante a Española, que logró un agónico descuento por intermedio de Ignacio Perón. El domingo se juega la vuelta en el Bosque

Coria, de buen partido, le tira el sombrerito a Molar, en una réplica del Santo. El elenco perdiceño logró un valioso triunfo de visitante

Escribe: Beto Arce

El elenco perdiceño abrió la serie con un resultado más que positivo pensando en la vuelta. Venció 2-1 a Española en Villa Nueva y dio un buen paso para la definición del próximo domingo en el Bosque. Con más criterio y personalidad que su rival, fue construyendo una victoria que sellaron sus hombres más peligrosos cuando estuvieron cara a cara con el arco.

El equipo de Lautaro Trullet fue creciendo a medida que el partido le iba otorgando espacios para expandirse territorialmente. Los de Diego Valle apelaron siempre a jugar y contaron con muchas situaciones claras. Su frente ofensivo generó tensión en la primera parte y mereció abrir la cuenta producto de la incesante búsqueda. De hecho en ese segmento sintió la comodidad que no tuvo en el complemento.

A los 10’ Cativelli recibió un agarrón a la altura del cuello que le dañó la camiseta dentro del área, lo cual daba señales de que la falta existió. Pudo haber cobrado penal Dragonetti pero no estaba seguro. El delantero enérgicamente le mostró el estado del cuello de la camiseta y quizás allí lamentó el “siga, siga”. A los 11’ volvió a avisar Española con un cabezazo de Ardissino que tapó Rodríguez en el segundo palo. Respondió bárbaro el arquero Reboyras ante un fortísimo remate de Chila Bolatti desde el sector izquierdo a los 13’. Los dos se animaban y sus buenas intenciones florecían.

Decidieron jugar, porque aunque los tiempos vertiginosos del fútbol establezcan otras reglas, normas o códigos implícitos, al fútbol se juega… siempre. Y es eso lo que despierta tanta pasión en quienes son protagonistas en la cancha y pasionales fuera… Hubo tacos, gambetas, sombreros, chilenas, voladas de los arqueros. Por momentos nos ilusionamos, pero la garra y el coraje de querer ganar tarde o temprano triunfan en la esencia humana. Esta última virtud sanguínea fue más predominante en San Lorenzo, un equipo que en los últimos tiempos se acostumbró a animar instancias definitivas. Por el contrario en Española, quizás su mayoritaria juventud le quitó personalidad para defender su localía e impedir el atropello del Santo.

Increíble la que tuvo Olmedo a los 20’ luego de un centrazo de Morello por derecha: recibió solo, remató con zurda y la pelota impactó en un compañero, caído en la línea. Fue muy buena de la Facundo Bolatti con un latigazo que se fue muy cerca del ángulo izquierdo a los 23’. Morello desaprovechó una oportunidad inmejorable a los 31’ cabeceando desviado en la puerta del área chica un pase de Molar. Un gran tiro libre de Coria también a los 31’ sacudió la tranquilidad del “1” gallego.

Un “firulete” de Morello le sirvió el balón elevado a Olmedo para que tirara su magia: chilena espectacular contra el poste y una brillante respuesta de Rodríguez. Armaron lo mejor del primer tiempo y quizás también del partido, más allá de los goles. Ambos merecieron algo más. El 1-1 era justo para el fútbol que los dos quisieron plasmar.

El complemento arrancó con la apertura del marcador. Una enorme jugada de Lucas Bolatti por derecha con toque de definición incluido puso el 1-0. El volante definió bárbaro ante la salida de Reboyras y Branco Rojas aseguró de cabeza la genial maniobra previa a los 5’; tuvo el empate otra vez Olmedo con un cabezazo que pegó en el travesaño a los 23’ y Coria se encontró con la resistencia de Reboyras una vez más en un mano a mano a los 26’.

Golazo del ciclón: Chila Bolatti recuperó el balón en la salida de Española, gambeteó tres veces y se acomodó para asistir a Luis Carrizo que ingresaba por izquierda: con la misma pierna cruzó el remate y aumentó la diferencia a los 32’. Impecable maniobra: gran mérito de Bolatti, certero y muy fino Carrizo para aprovechar su chance.

Otra gran respuesta brindó Emiliano Rodríguez ante un tiro libre preciso del ingresado Luciano Acosta a los 35’. El balón superó la barrera y bajó de golpe contra el poste, pero encontró el manotazo salvador del ex-Colón. Acosta fue clave para empujar y no renunciar al ataque pese a la adversidad.

El partido moría pero si el merecimiento existe, nunca mejor la aparición de Perón para dar oxígeno y vida a todo el esfuerzo. El central desvió de cabeza un perfecto tiro libre de Alassia y llenó de ilusiones a su equipo que parecía rendido hasta entonces (47’).

Era injusto que el Prado saliese tan herido de este partido había hecho méritos jugando en cercanías del arquero Rodríguez casi todo el partido. Cuando todo se oscurecía, cuando parecía imposible despertar de esa pesadilla, Perón dejó vivo el sueño.

 

El árbitro

Diego Dragonetti

Cumplió una buena actuación. No tuvo jugadas difíciles y la cooperación de los futbolistas le simplificó la tarea. Pudo haber cobrado penal sobre Cativelli en el PT (un agarrón en la camiseta) pero estaba de espaldas ante la disputa. Después su desempeño se mantuvo entre los parámetros del equilibrio.

 

La figura

Emiliano Rodríguez

Fue determinante para sostener la victoria de San Lorenzo. Su seguridad y buenas intervenciones resultaron decisivas. La mejor: le tapó una chilena a Olmedo en el primer tiempo. Reboyras también tuvo una buena actuación en el arco gallego pese a recibir dos tantos.

Print Friendly, PDF & Email