Una igualdad que dejó poco

Bernardi intenta frenar a Giraudo, en el empate 1-1 que Colón y Silvio Pellico protagonizaron en Arroyo Cabral

Escribe Pablo Alonso

Colón y Silvio Pellico igualaron 1-1. Ambos necesitaban el triunfo de cara a la clasificación, pero se fueron con un sabor amargo

Bernardi intenta frenar a Giraudo, en el empate 1-1 que Colón y Silvio Pellico protagonizaron en Arroyo Cabral
Bernardi intenta frenar a Giraudo, en el empate 1-1 que Colón y Silvio Pellico protagonizaron en Arroyo Cabral

Oriunfo, esa era la palabra clave en la previa de Colón y Silvio Pellico. Ambos equipos con realidades parecidas, ocupaban la tercera posición en sus respectivas zonas (Sur y Norte) y son rivales directos para el boleto que se le otorga al mejor ubicado luego del primero y segundo en la clasificación final.

La tarde acompañó a la previa del juego y como antesala del plato principal, en reserva, los Canarios ganaron 2-0 ante los cabralenses.

A las 16.30 en punto, el árbitro Nelson Ledesma pitó el inicio y el partido comenzó a tener su curso. Desde los primeros minutos el choque entre Colón y Silvio Pellico iba a tener una figura preponderante, el viento. Por momentos se hizo imposible trasladar la pelota e intentar jugar con dos pases seguidos. El que tuvo la “suerte” de la naturaleza de su lado en los primeros 45 minutos fue el equipo local, que aprovechó esa situación para sacar ventaja.

La primera emoción fuerte llegó a partir de los pies de Federico Ibáñez, pero el arquero Federico Pedernera se hizo gigante en el área chica y el disparo del volante fue directo al pecho del guardavalla.

A los 15’ José Navarro ejecutó un tiro libre de mitad de cancha, la pelota picó delante del arquero Ezequiel Oliva y se metió adentro del arco para poner a los dueños de casa 1-0. Colón se encontró ganando el partido en una jugada inesperada, que tuvo al viento una vez más como cómplice.

La respuesta visitante llegó rápido. Walter Ledesma se metió en el área, cayó y el arbitro cobró penal. Alfio Demarchi se hizo cargo del disparo y de zurda puso el 1 a 1.

El partido era parejo, de ida y vuelta, sin ocasiones claras de peligro, pero con mucha movilidad. Lo tuvo Pablo Alvarez, pero su disparo se le fue por arriba del arquero amarillo.

El primer tiempo se fue con el resultado igualado, lo que era más justo por el desarrollo del mismo.

El complemento se inició con una jugada de sumo peligro para Silvio Pellico; después de un cabezazo, Matías Plaza sacó la pelota sobre la línea cuando muchos corazones cabralenses se paralizaban.

La historia siguió igual, empatados. Colón tuvo más participación con la pelota, pero los Canarios, jugando de contragolpe contaron con más situaciones. Estos avances a todo ritmo del conjunto de Miguel Ramos fueron cortados con falta y una clara muestra de ello es que toda la defensa de Colón terminó amonestada.

Ambos entrenadores movieron sus bancos de suplentes buscando frescura y movilidad, pero ninguno tuvo el as que sacara el partido adelante.

En la última media hora el partido se tornó trabado y demasiado friccionado. Pese a esto Gastón Salas y todo Silvio Pellico pudo haberse llevado el triunfo, pero el volante no pudo conectar. Fue el final y no hubo tiempo para más.

Los dos necesitaban ganar y se tuvieron que conformar con un punto. Sabor amargo que deja poco margen para el error de cara a lo que viene.

 

La figura

José Navarro

Se destacó en un partido trabado y friccionado, donde no abundaron las individualidades. Metió un golazo de media cancha con viento a favor, pero tuvo la intención y la pelota besó la red.

 

 

 

 

El árbitro

Nelson Ledesma

Tuvo un aceptable partido. Cobró un penal claro y pudo haber cobrado otro, pero decidió lo contrario. Sacó las tarjetas adecuadas y no hubo expulsados.

Print Friendly, PDF & Email