Una nueva condena por hechos de “abuso sexual”: esta vez, tres años

En su alegato, el fiscal Francisco Márquez solicitó una pena de cinco años y medio de prisión (foto de Archivo)

Cámara del Crimen de Villa María – En tres días, tres juicios por delitos de instancia privada

Juan Sebastián Juárez fue hallado culpable de “abuso sexual simple y continuado, agravado por la situación de convivencia”, como consecuencia de haber manoseado a una nena de 12 años, hija de la mujer con la que mantenía una relación sentimental

En apenas tres días, la Justicia villamariense condenó a tres hombres por delitos sexuales de distinta gravedad, pero en todos los casos cometidos en perjuicio de menores de edad.

El lunes le impusieron seis años de cárcel a un comerciante de Oliva que abusó de tres hermanitos; el martes fue sancionado un remisero de Villa Nueva, a quien le impusieron 12 años de prisión por violar a una nena de su entorno familiar, y ayer le tocó a un cordobés que manoseó reiteradamente a la hija menor de su expareja.

Se trata de Juan Sebastián Juárez (37), un convicto primario que fue declarado autor responsable de “abuso sexual simple y continuado, agravado por la situación de convivencia”, por una cantidad indefinida de hechos cometidos entre septiembre de 2016 e idéntico mes del año pasado, cuando fue detenido en barrio La Calera de esta ciudad.

Juárez, oriundo de la capital provincial, llegó a juicio acusado de haber sometido a manoseos y tocamientos impúdicos a una niña de 12 años, hija menor de su expareja, en fechas no precisadas con exactitud, pero comprendidas en el período antes mencionado.

 

A puertas cerradas

Aunque la audiencia de debate se realizó a puertas cerradas porque los hechos son de instancia privada, pudo saberse que tras la lectura de la pieza acusatoria Juárez declaró negando los hechos que se le atribuían.

Posteriormente, ya en calidad de testigos, comparecieron la madre y la hermana mayor de la víctima, y luego de incorporarse el resto de la prueba “por lectura”, formularon sus alegatos el fiscal Francisco Márquez y la defensora oficial Silvina Muñoz.

En sus conclusiones, el titular del Ministerio Público pidió una sanción de cinco años y seis meses de cárcel para Juárez por considerarlo autor responsable de “abuso sexual gravemente ultrajante”, una calificación legal más grave que la descripta en la acusación.

 

Qué dice la ley

Al respecto, el segundo párrafo del artículo 119 del Código Penal de la Nación establece que “la pena será de cuatro a 10 años de prisión cuando el abuso, por su duración o circunstancias de su realización, hubiere configurado un sometimiento sexual gravemente ultrajante para la víctima”.

A su turno, la asesora letrada solicitó la absolución de su defendido, invocando para ello el “beneficio de la duda”.

Finalmente, la jueza Eve Flores de Aiuto le impuso a Juárez tres años de cárcel de cumplimiento efectivo. Y como el condenado lleva un año entre rejas, está en situación de solicitar la “libertad condicional”, aunque eso no implica que se la vayan a conceder sin más trámite.

 

Pericia y conducta

Por el contrario, para poder acceder al citado beneficio excarcelatorio, el cordobés deberá sortear con éxito una pericia psicológica que acredite que está apto para reinsertarse en la sociedad, además de haber tenido un buen comportamiento disciplinario durante todo el período de detención.

De todos modos, cuando se trata de delitos sexuales, la Justicia de Ejecución Penal es mucho más estricta, por lo que no se descarta que le denieguen la libertad y que tenga que pasar algún tiempo más en la cárcel de barrio Belgrano.

Según se informó, Juárez nació en la ciudad de Córdoba el 27 de febrero de 1981 y registra domicilio en la capital provincial, aunque al momento de ser arrestado estaba viviendo en Villa María, donde había formado pareja con la mamá de la menor abusada.

Print Friendly, PDF & Email