Vaca Narvaja quedó a cargo de la “causa CBI”

Hugo Vaca Narvaja (izquierda) y Enrique Senestrari, juez y fiscal del caso
Hugo Vaca Narvaja (izquierda) y Enrique Senestrari, juez y fiscal del caso
Hugo Vaca Narvaja (izquierda) y Enrique Senestrari, juez y fiscal del caso

El juez federal Nº 3 de Córdoba, Hugo Vaca Narvaja, quedó a cargo de la causa en la que se investiga a la financiera ilegal CBI Cordubensis SA, tras el apartamiento de su colega Ricardo Bustos Fierro, dispuesto por la Cámara Federal de Apelaciones.

El propio Vaca Narvaja confirmó que la investigación de la “causa CBI” se encuentra en su Juzgado y precisó que ha dispuesto que se acondicione una habitación para albergar los más de 70 cuerpos de expediente que acumula.

“He dispuesto cuatro personas para que comiencen a trabajar a tiempo completo, ya que mi intención es dar mayor celeridad al proceso”, en la que seguirá participando el fiscal Enrique Senestrari.

Cabe recordar que el 4 de septiembre la Sala B de la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba resolvió apartar de la causa al juez federal Bustos Fierro y confirmó la imputación del empresario desarrollista Euclides Bugliotti, por supuesta “asociación ilícita”.

En esa oportunidad, el tribunal integrado por los jueces Liliana Navarro, Eduardo Avalos y Graciela Montesi resolvió declarar la “nulidad del fallo dictado” por Bustos Fierro, que el 26 de mayo de 2015 había “desestimado la promoción de acción fiscal contra Euclides Bugliotti y Javier Guevara” y dispuso “apartar” al mag

istrado “para seguir entendiendo en la causa”.

Si bien la Cámara rechazó el pedido de detención de Bugliotti, ratificó la imputación del empresario y le impuso una caución de cinco millones de pesos y de un millón y medio para Guevara, así como la prohibición para ambos para salir del país.

El empresario, que encabeza el Grupo Dinosaurio, está acusado por la presunta comisión de los delitos de “asociación ilícita”, “lavado de activos” e “intermediación financiera”.

El proceso penal se inició luego de que uno de los socios y directivos, Jorge Suau, apareciera muerto en la zona de Alta Gracia el 13 de febrero de 2014, en el interior de su camioneta a medio quemar, en un camino rural, y cuya muerte fue caratulada como “suicidio”.

Suau había enviado antes de su muerte una carta al fiscal Senestrari, denunciando el lavado de dinero que se hacía en la financiera, e involucró en esas maniobras al presidente de la financiera, Eduardo Rodrigo, y a otros socios de la firma.

 

Dos villamarienses

Además de Bugliotti, Guevara y Rodrigo, se encuentran imputados el presidente del Directorio de Toyota Compañía Financiera de Argentina SA, Eduardo José Espinelli; los villamarienses Darío Onofre Ramonda y Darío José Ramonda (padre e hijo), Alejandro Miguel Yacopini, Aldo Hugo Ramírez, Julio Cesar Ahumada, Daniel Arnoldo Tissera, Oscar Américo Altamirano y Luis María de Los Santos.

Print Friendly, PDF & Email