Zumba, el fenómeno mundial que llegó a la “Villa” para quedarse

El público mayoritario de Zumba está compuesto por mujeres, pero orientado también a hombres, niños, adultos mayores e incluso hay clases especiales para quienes tienen dificultades para caminar o movilizarse

A base de coreografías sencillas, canciones famosas y pasos de baile fáciles, este método se convirtió en un éxito que ya se expandió por 180 países. Tres instructores locales contaron por qué Zumba se popularizó aun entre quienes no saben bailar o no les gusta el gimnasio

El público mayoritario de Zumba está compuesto por mujeres, pero orientado también a hombres, niños,  adultos mayores e incluso hay clases especiales para quienes tienen dificultades para caminar o movilizarse
El público mayoritario de Zumba está compuesto por mujeres, pero orientado también a hombres, niños,
adultos mayores e incluso hay clases especiales para quienes tienen dificultades para caminar o movilizarse

En poco tiempo, la palabra «Zumba» empezó a volverse cada vez más popular. En varios clubes, centros vecinales, gremios y otros salones de la ciudad hay profesores que ofrecen clases de esta disciplina. Durante 2015 hubo al menos una decena de eventos a beneficio con clases de Zumba de por medio.

¿Qué es lo que la ha convertido en un verdadero fenómeno? «Es un método sencillo», sentenció Marisa Carillo, instructora que da clases en los barrios Las Playas y Bello Horizonte, de Villa María, y en Villa Nueva.

En 2015 fueron varios los eventos a beneficio y los “encuentros zumberos” que se realizaron en clubes y salones de la ciudad. Uno de los más conocidos se llama “Zumbathon”
En 2015 fueron varios los eventos a beneficio y los “encuentros zumberos” que se realizaron en clubes y salones de la ciudad. Uno de los más conocidos se llama “Zumbathon”

El método del que habla Marisa fue creado por «Beto» Pérez, en el año 2001, y se define como una marca de estilo de vida que combina el entrenamiento físico con el entretenimiento. En el sitio web oficial de Zumba Fitness -tal como se llama la marca- se habla de «fiestas de acondicionamiento físico» para referirse a las clases.

 

Una moda con el motor de la música

Así como en otros momentos lo fueron el método de Pilates o el spinning, Zumba es «algo que se ha puesto de moda», tal como lo aseguró Virgina González, instructora en la Escuela de Danza El Globo Rojo, y que también viaja a James Craik y Tío Pujio para bailar junto a las «zumberas» de esas localidades.

Sin embargo, el método ideado por Pérez encontró el punto justo para que cualquier persona -sí, cualquiera- pueda sumarse a una clase. Como las coreografías son sencillas, pueden ir aquellos que no saben bailar, pero también reúne a quienes el gimnasio o las rutinas físicas no les atraen demasiado porque el ejercicio físico está mezclado y «escondido» entre los pasos de baile.

«La música a todos nos pone bien. Zumba tiene la principal ventaja de la diversión durante las clases, además de tonificar el cuerpo, bajar de peso y un punto importante: la socialización que se genera entre quienes asisten», resumió «Lucho» Renaudo, instructor que trabaja en el barrio Almirante Brown y en el salón de la seccional de Luz y Fuerza, en la calle Entre Ríos.

Así, quienes no tienen un talento especial para el baile o que, por diversas razones, no se animan a bailar habitualmente en otros ámbitos, «empiezan a mover el esqueleto», tal como lo dijo Carrillo. Y agregó: «Tengo alumnas que en las primeras clases no se animaban a mover la pelvis, pero que han encontrado en Zumba un ‘acto terapéutico’ que las lleva a desinhibirse».

Por el otro lado están los que le escapan al gimnasio o les aburre someterse a una rutina de ejercicios. «Lo físico queda en un segundo plano, las coreografías están basadas en canciones conocidas y sin darse cuenta están haciendo flexiones, sentadillas, estocadas y ejercitando así diferentes partes del cuerpo: abdomen, glúteos, piernas, brazos…», explicó Renaudo.

 

Para todos, para cualquiera

La capacitación para convertirse en instructor tiene una duración de apenas un día, para el básico 1 y 2, donde se comienza con los ritmos base: merengue, salsa, cumbia y reggaetón. Cualquiera puede tomar la capacitación y no se necesitan conocimientos previos de danza o de preparación física.

Sin embargo, Virginia González declaró «no estar del todo a favor sobre esto». Ella explicó: «Es necesario tener conocimientos acerca de cómo funcionan las diferentes partes del cuerpo, cómo hacer un calentamiento previo, porque cualquier movimiento mal hecho puede acarrear problemas, como lesiones en la rodilla, por ejemplo».

Por su parte, Renaudo comentó: «No basta con la capacitación inicial, después necesitás tomar cursos y en mucho de esto juega un rol importante la personalidad del instructor. Una clase de Zumba es un show que se brinda todos los días y está basada en la dedicación: buscar nuevas coreografías, trabajar con las canciones pensadas para quienes tenés en la clase».

Como es «para todas las edades», hay diferentes versiones de Zumba adaptadas a grupos específicos, como, por ejemplo, para niños, para adultos mayores, e incluso Renaudo explicó que él lleva adelante coreografías «en silla», adaptadas para las personas que no pueden caminar. Por eso, dice que «físicamente, no hay ninguna restricción».

 

Los beneficios

González destacó que durante las clases quienes hacen Zumba «se desconectan del afuera, del trabajo, de las preocupaciones; se desenchufan».

En el mismo sentido, Carrillo comentó que a sus clases llegan personas que «necesitan ser felices» y después de varias clases parece que lo logran. «Cierto día el marido de una alumna la acompañó a clase y me dijo ‘muchas gracias’. Quedé sorprendida y le pregunté por qué me agradecía. El me contestó que desde que había comenzado Zumba, la mujer tenía otra energía: cantaba en la casa, se la veía más contenta. Eso para mí es muy gratificante».

 

Bajar de peso con Zumba, ¿es posible?

En la mayoría de los espacios, ofrecen clases dos o tres veces por semana. ¿Se puede con esta frecuencia perder peso realmente o tonificar el cuerpo? «Sí, por clase se queman alrededor de entre 450 y 700 calorías», afirmó Renaudo. En tanto, Carillo especificó: «A la intensidad la pone cada alumno. Nosotros proponemos los pasos de baile, pero cada uno trabaja a su ritmo», teniendo en cuenta que en una misma clase puede haber personas de diferentes edades.

Diversión, ejercicios físicos y música. Esa es la combinación que le dio a Zumba el éxito a nivel mundial y parece que es lo que muchos buscan. De ahí en más, los resultados quedarán expuestos en cada uno de quienes toman las clases y, seguramente, no para todos serán iguales. Eso sí, la risa está asegurada.

 

Un éxito mundial. Más de 180 países, con alrededor de 200 mil lugares donde se congregan los «zumberos» que según la web oficial ascienden a 15 millones en todo el mundo.

Aprovechando la cantidad de adeptos, Zumba Fitness, como marca, tiene montada su propia línea de accesorios, desde remeras hasta calzado. En la era 3.0 no podía faltar tampoco una aplicación para descargar al teléfono y seguir coreografías, consejos y, claro, desde allí también se puede acceder a la tienda virtual de productos oficiales.

Pero hay más: un exclusivo crucero denominado “Zumba Cruise”, que desde el 25 de enero y durante cinco días, partirá desde Jamaica, pasará por Fort Lauderlade (en Estados Unidos) y finalizará la travesía en Labadee (Haití), conocida como «la isla de Zumba».

 

En la costanera

Clases gratis 

Con el auspicio del Ente Deporte, Turismo y Recreación, a partir del miércoles 6 de enero se dictarán clases de Zumba, con entrada libre y gratuita, en la zona del escenario Rubén Vanzetti. Las clases se llevarán a cabo todos los miércoles de enero y febrero, a partir de las 20.30, y están dirigidas a público de cualquier edad, sexo y condición física. De las mismas participarán diferentes instructores de la ciudad y cada uno de ellos propondrá diversos estilos de baile, coreografías y se espera, además, que haya clases especiales para grupos específicos, como niños o adultos mayores. De hecho, la instructora Marisa Carillo anunció que brindará una clase de “Zumba kids”, es decir, orientada a niños y niñas de 4 a 11 años, la que se realizará el próximo miércoles 6 cuando se inaugure la temporada de verano zumbero en la costanera. Tal como se han llevado a cabo anteriormente estas clases gratuitas o a beneficio, se estima que habrá una buena convocatoria de público. Participarán muchos de los alumnos de los instructores invitados para contagiar la alegría de bailar a quienes recién se acercan a esta disciplina de ejercitación física.

Print Friendly, PDF & Email